1 jun. 2014

Salida de campo para conocer a una de las aves marinas amenazadas del Mediterráneo: La Pardela Cenicienta

Hoy hemos madrugado para visitar la colonia de aves marinas que habitan el islote de Pantaleu (Parque Natural de Dragonera) y aprender del trabajo científico que el Grupo de Ecología de Poblaciones del IMEDEA (CSCI-UIB) viene realizando desde el año 2000. Este seguimiento se realiza anualmente durante el período reproductor de la pardela cenicienta (desde mediados de mayo a principios de octubre).

Lancha del CSIC en el Puerto de Sant Elm
[Foto: PELOPANTÓN]

gaviotas sobrevuelan trabajo de campo en PantaleuDe madrugada llegamos a Sant Elm, nombre del patrón de los navegantes, muy emocionados por conocer el estado de la colonia de pardela cenicienta ahora que empiezan los trabajos de seguimiento anuales. La temperatura de la mañana nos resulta agradable y la mar no parece muy picada, así que inflamos el dingui (una barquita que el equipo científico han llamado amigablemente Noneta) que nos llevará al islote de Es Pantaleu, a 180 metros del pequeño puerto de la localidad. Cuentan las crónicas que Jaume I inició la conquista de Mallorca desde aquél islote en 1229, así que, además, nos daremos un baño de historia.

Nido de pardela cenicienta en parque natural de dragoneraAl ser Reserva Natural, Es Pantaleu tiene restringido el paso, y nada más llegar uno se topa con un cartel que reza en varios idiomas "Área de reserva Red Natura 2000 [...] de especial interés de Alto Nivel de Protección: No es de acceso ni uso público". Las pardelas cenicientas anidan en huras,  huecos que se encuentran entre las rocas y la misma superficie del terreno, por eso es importante evitar el tráfico de personas, sobretodo si son desconocedoras del ecosistema de la zona. Los que podemos acceder al islote debemos seguir siempre un estricto protocolo para causar las mínimas molestias a las aves y cuidar de no causar el derrumbe,  por eso hay que vigilar dónde ponemos los pies. Manolo se conoce de sobra todas las localizaciones de los nidos. Lleva haciendo incursiones a Es Pantaleu desde hace catorce años y se mueve por allí como pez en el agua: esquiva la abrupta flora que crece sin control cortando cualquier camino que pudiera haberse formado años antes, salta de un lado a otro de las rocas y desaparece entre sus agujeros... Y cuando encuentra un nido ocupado saca sus herramientas de trabajo y procede a la toma de datos, así hasta pasar lista a un total de 245 nidos censados en el islote. Con todos esos datos podremos estimar la salud de la colonia, lo que nos proporcionará valiosas pistas sobre el estado de estas aguas del Mediterráneo.  
Pescador en el puerto de sant dlm, dueño de un llaúd
Ya de regreso al Puerto de Sant Elm nos espera una sorpresa: Un pescador jubilado, paisano del pueblo, ha salido temprano a pasear a sus dos salchicha y nos ha estado observando desde el otro lado del agua. En seguida entablamos conversación y nos pregunta, interesado, por la incursión a Pantaleu. Satisfecho por la información, nos invita otro día a recorrer el parque de Dragonera desde el agua en su pequeño llaúd, que ha llamado "El Sant Elm I", para contarnos su experiencia con las aves marinas. Imposible rehusar tan suculenta invitación. 
[Fotos: PELOPANTÓN]

No hay comentarios:

Publicar un comentario